Apatía del gobierno provoca bloqueos carreteros en el Istmo

0
122

ALFREDO ACEVEDO PETRIZ
FLORENTINO BOHÓRQUEZ JARQUÍN

SALINA CRUZ.-

El terremoto del 7 de septiembre y las réplicas que terminaron por colapsar cientos de viviendas, han dejado sin hogar miles de istmeños, quienes se ven obligados a bloquear vías de comunicación para exigir que hagan un nuevo censo y puedan recibir apoyos para reconstrucción de viviendas.

Los delegados federales y funcionarios estatales nada han hecho para exigir un segundo censo y no han entregado las tarjetas a todas las casas censadas. En todos los municipios han surgido frentes ciudadanos para exigir apoyos.

Las acciones radicales son justificadas por los manifestantes, quienes alegan indiferencia gubernamental. La apatía y falta de seriedad provoca que los damnificados se movilicen y cierren las carreteras en diferentes puntos de la región del Istmo y de la Costa, para exigir que un folio y tengan acceso a los apoyos para la reconstrucción o reparación de sus viviendas.

De igual forma en las movilizaciones se han sumado padres de familia que exigen que se agilice la reconstrucción de las escuelas dañadas.

Desde la semana pasada, damnificados de San Dionisio del Mar, Santa María Xadani, Jalapa del Marqués, San Blas Atempa y Santiago Astata han realizado bloqueos de carretera.

Este miércoles les tocó a los habitantes de Santiago Astata realizar el bloqueo, desde la mañana cerraron el tramo Salina Cruz-La Ventosa, para exigir a los gobiernos federal y estatal un nuevo censo y la rehabilitación de escuelas.

“Es un fraude eso del censo, no contaron todas las viviendas dañadas por el terremoto, exigimos que el gobierno ponga atención a los afectados, no es posible que nos abandonen a nuestra suerte, queremos que el presidente de la república vea la situación en la que estamos viviendo”, expuso uno de los manifestantes.

A pesar de la deuda por 1200 millones de pesos que sin consensuar obtuvo el Gobierno del Estado, los damnificados no han recibido más apoyos destinados para la reconstrucción de las casas colapsadas por los violentos sismos.

El presidente de una consultoría, Juan Carlos Atecas Altamirano, reprochó que el gobierno haya endeudado a los oaxaqueños. Lamentó que cada uno de los oaxaqueños le haya otorgado una deuda de 70 mil pesos.

Las personas que mantiene bloqueada la carretera costera lanzaron un cuestionamiento al gobierno federal ¿Dónde quedó todo el dinero de las donaciones? Fueron millones que alcanzaban para construir una vivienda digna a los damnificados y no los 120 mil pesos que sólo alcanza para iniciar la obra.

Dirigentes políticos como Carlos Zárate, hacen un llamado al gobierno federal para cumplir con su responsabilidad con los ciudadanos damnificados.

Sostuvo que los recursos del Fonden no pueden ser utilizados como prebendas electorales, “no se puede lograr el voto con la desgracia de la gente”.